Vivas nos queremos

Hace unos días, los noticieros argentinos nos dieron una terrible noticia: una chica de 16 años, llamada Lucía, había sido otra de las víctimas de lo que llamamos femicidio.

Femicidio es un crimen en el cual la mujer muere por ser mujer.

Este horror levantó a todo el mundo del sofá, y organizaciones sociales comenzaron a armar lo que fue una gran marcha con distintos epicentros. Cada ciudad, cada pueblo, marchó y se manifestó en contra. Y fue tan pero tan grande la movilización, que la noticia se disparó al mundo, y entonces diarios de Francia, de Italia y de Grecia, se hicieron eco.

La chica se llamaba Lucía, como yo, y ella también era argentina. Preocupados, algunos de los conocidos y amigos de otros países comenzaron a escribirme, a preguntarme cómo era la cosa, qué era lo que estaba pasando. Fue así como nos volvimos a conectar y a saber de nuestras vidas. Cada uno contó historias, y a mí me tocó narrar esta. La del machismo, de la muerte y del levantamiento popular.

Espero que la próxima vez que mis amigos del mundo me contacten sea por algún motivo de festejo. Porque han oído que en Argentina hubo un cambio radical, que nos gobierna un régimen socialista, humanitario, y que las mujeres ya no morimos por ser mujeres, que todas las Lucias, las Marías, las Verónicas, de mi país, van por ahí sin miedo, con el pelo suelto y una sonrisa.

 

 images

Anuncios

Dublín y alrededores: Guía de actividades

“Viajar es marcharse de casa,
es dejar los amigos
es intentar volar
volar conociendo otras ramas
recorriendo caminos
es intentar cambiar”. García Márquez.

Hola amigxs, a continuación les dejo algunas de las actividades que hemos ido desarrollando en nuestros meses de vida Dublinera, para que quienes estén pensando en venir, puedan sacar ideas 🙂

1-Visita al Temple Bar: El famosísimo y mítico bar color carmesí. Punto de encuentro de lugareños y turistas por igual. Todos más apretados que en lata de sardinas, eso sí, pero disfrutando de música en vivo y de su estética particular. El Temple Bar es un lugar ideal para quienes buscan comer y tomar algo en uno de los sitios más emblemáticos de Dublín y hacer la experiencia irlandesa por excelencia: beber y reír.

12573157_1039533246106552_92242531609998718_n

2-Visita al museo de la empresa de whiskey “Jameson”: Hubo un día, lejos y hace tiempo, que un escocés aventurero se instaló en Dublín para cumplir un sueño: fabricar un tipo de Whiskey único. Se la jugó, diríamos nosotros, y le salió perfecto. En el museo conocerás los secretos de su éxito.

La visita al lugar consiste en una caminata guiada (de quince personas más o menos) por los distintos momentos de la producción de Whiskey. Interactiva y llevadera, la misma comienza con la proyección de una película en una sala de cine (allí se pueden pedir subtítulos en el idioma que se desee). El recorrido continúa por cuartos donde se pueden apreciar algunas máquinas e ingredientes. La experiencia permite: ver, oler y tocar cada ingrediente, de esta manera logramos familiarizarnos con el proceso de fabricación desde todos los sentidos.

Luego, lo que todos esperábamos: la degustación. Esta consiste en catar tres tipos de whiskeys, el americano, el escocés y el irlandés.

Al final del recorrido, la despedida se realiza en una sala tipo bar, donde se ofrece a los visitantes un trago largo o un whiskey tamaño normal. Consejo: piquen algo antes de entrar.

3-Visita a la casa de cerveza “Guinness”: Casi como un parque temático de Disney, la casa Guinness está preparada para recibir flujos incesantes de turistas a cada minuto. La visita consiste en una breve presentación humana del visionario Arthur Guinness y su contrato de alquiler por nueve mil años, y luego de esa nota de color, todo lo demás será mecanizado. Escalera mecánica va, video informativo viene, arréglatelas solito. En los siete pisos que conforman este imponente edificio, encontrarás tiendas de regalos, bares, exposiciones, y algún que otro sillón desperdigado por ahí.

Esta visita puede ser un plan para toda una tarde, si se tiene en cuenta que luego de ir viendo los distintos pisos y escuchado los audios de cada atracción, en el séptimo y último piso se encuentra el “Gravity bar” de 360 grados, con increíbles vistas de los puntos más famosos de la cuidad.

4-Visita al museo del Gnomo: ¿Al museo del qué? Sí, del gnomo. Este simpático lugar es tanto para pequeños como para adultos. El museo del gnomo propone una visita de media hora por divertidos y graciosos escenarios, acompañando cada parate con una historia de fantasía perfectamente narrada. Si afuera llueve, si esta medio bajón el día, no lo duden: éste es un plan que les sacará una sonrisa.

5-Visita a la galería de arte: Amplia y bella galería de arte de dos pisos, en la cual, además de ver obras famosas también se puede disfrutar de conciertos musicales gratis. Los días domingo se llevan a cabo en el recinto conciertos gratuitos, que por lo que hemos visto son impecables. A no dejar pasar esta maravillosa oportunidad.

6- Visita a Trinity College: Imponente edificación del año del jopo (1311), que para quienes amamos la historia, es un destino imperdible.

7-Visita al Museo de Historia Nacional: De primera calidad y gratuito, este Museo Nacional es un excelente plan para ocupar dos o tres horas de la vida en conocer más sobre el pasado Irlandés, sus guerras y sus modos de vivir  la época colonial y la republicana.

8-Paseo por el Jardín Botánico: Enorme y bello, el Jardín Botánico de Dublín se define a sí mismo desde sus aspiraciones científicas, por lo cual el pic-nic allí no está permitido, pero sí las caminatas y las visitas guiadas.

13029529_1100150763378133_5855893107685019130_o

El predio, repleto de flores,  ardillas y pájaros, es idea para perderse en lenta caminata bajo sus zonas arboladas a las costas del río. Más que recomendable destino para quienes amen la naturaleza.

9-Paseo por el mercado callejero céntrico: Este no es un mercado callejero a todo trapo, hay que ser sinceros aquí, pero es un mercado callejero al fin y al cabo. Para quienes disfrutan de comer cosas caseras, artesanales, o simplemente dar unas caminatas pispiando los productos regionales y sintiendo sus aromas, aquí tienen donde hacer estas cosas.

10-Paseo  los parques Fénix y Stephens Green: El primero cuenta con más de 700 hectáreas de extensión, siendo así el parque urbano más grande de Europa. Fue creado en el año 1662 para el cuidado de ciervos y en el año 1745 se declaro espacio público. El segundo parque llamado: “Stephens Green”, es el famoso corazón de la ciudad y, si bien es más pequeño, es también muy bonito.

¿Esos dos parques solos? ¡No! En toda Dublín nos encontraremos con hermosos parques, algunos son plazas de doscientos metros cuadrados, otros son más grandes, pero lo importante es que todos cuentan con espacios seguros y cuidados para hacer sus deportes, para pasear a sus mascotas o para distenderse escuchando música en una apacible caminata. Estos sitios de patos, pastos fosforescentes y arboledas,  son ideales para hacer pic-nic o tomar mates y disfrutar del aire libre.

11- Trekking por Howth: Howth es un destino imperdible para gastar la suela de las zapatillas en un día de sol. Desde Dublín centro se puede llegar allí en  tren o colectivo, en tan solo media hora. Las vistas son prodigiosas y además de los acantilados, el mar y los colores de la vegetación, hay una oferta interesante de comidas callejeras, enfocada en frutos de mar.

13015315_1102278086498734_6456408207255844867_n

12- Paseo por Malahide: En tren o en colectivo se puede llegar a este destino en un rato de viaje. La ciudad es bellísima, con subidas y bajadas, con casitas de colores y bares históricos. El predio donde se halla el castillo es gigante y se puede pasar la tarde entera allí, caminando, haciendo yoga o andando en bicicleta.

13- Visita al Faro “Poolbeg lighthouse”. Para los amantes de mar y la playa, este es un destino hermoso para pasar un rato en la tranquilidad plena de ir y venir de las olas contra la escollera de piedras. No es conocido excepto por los lugareños, y no llegan hasta allí los colectivos, por lo cual, es un sitio “selecto” podríamos decir.

14- Trekking por Bray Greystones. Otra imperdible caminata de seis kilómetros bordando acantilados, con unas vistas de película. Súper recomendable. No olvidar cargar la cámara de fotos en la mochila.

15- Ir al cine “Savoy”. Si el día es uno de esos típicos días Dublineros, de lluviecita y frío, un buen plan puede ser ir al cine más antiguo de la ciudad de Dublín, construido en el año 1923.

16- Conocer las bibliotecas y su potencial. Las bibliotecas son increíbles en Dublín. Se puede ir a ellas para leer libros, claro, pero también a tocar un instrumento, a escuchar música, a alquilar películas, a usar el WIFI abierto.

13062264_1100872136639329_2698443901261531596_n

17- Buscar “joyitas” en casas de caridad. En esta ciudad hay muchísimas casas de caridad, ¿qué son? ni más ni menos que locales de usados, que en algunas ocasiones contienen también prendas, calzados y accesorios nuevos, y que nos permiten hacer “shopping” gastando apenas monedas, y ayudando a causas nobles.

 

Por último, parafraseando a William Butler Yeats, no hay extraños aquí, sólo amigos que aún no has conocido. El tiempo libre es tiempo de abrirse y hacer amistades. Aquí,  en la barra de algún bar, en una mesa dentro de un café, o en una vereda cualquiera,  se puede iniciar una conversación con otra persona, y transformar así un día simple en uno muy especial 🙂

Tapiz Irlanda

Corazón irlandés

12901315_1090697724323437_1766355172255995384_o

Era un día primaveral como pocos. El frío ya no cortaba la piel de los labios ni hacia doler los oídos. Guido se había ido a su clase de inglés, por lo cual yo disponía de dos horas para andar de paseo por el centro de Dublín hasta que nos reencontrásemos para emprender la vuelta a nuestro apacible cul de sac.

¿Qué haría durante esas dos horas? Tres cosas.

Sigue leyendo

Un año en viaje

Pronto hará un año desde aquella tarde de sol que me senté en el piso de madera de nuestro pelado departamento porteño a escribir, con lágrimas en los ojos, sobre como me hacía sentir el dejar la ciudad de Buenos Aires:

“Me despido de Buenos Aires. Me despido de todos sus encantos cotidianos…como ser la pausa diaria en alguna cafetería histórica con antojo de café y medialunas… de la gloriosa pizza al paso, la más rica. Me despido del mundo cultural multidiverso, del teatro, el cine a 7 pesos… los espectáculos gratuitos. Me despido de las librerías (las horas son minutos dentro de éstas). Me despido de las vidrieras de colores…

Sigue leyendo

Irlanda del Norte, la herida que no cierra

 

 

che derry

 “En las venas de mi hijo fluía la sangre de los rebeldes irlandeses”. Abuela y padre del Che, 1969. Derry, Irlanda del Norte. 

 

¿Qué tiene que ver el Che Guevara con el norte de Irlanda? 

Sorpresas te da la vida y como no podía ser de otra manera, las hemos tenido de todo tipo en nuestro largo viaje, sin embargo el hecho de encontrarnos con este mural en la parte de Irlanda que aun es gestionada por la corona británica, fue y será una de las mas llamativas.

Gracias a este mural descubrimos que nuestro Che, el rosarino que llegó a ser uno de los líderes revolucionarios más importantes de todos los tiempos, había tenido ascendencia irlandesa por parte materna y que este dato era no menor para aquellos irlandeses que se pensaban libres de cadenas imperialistas.

¿Qué más nos estaba diciendo ese mural?

Sigue leyendo

Más Irlanda: Galway-Cliffs of Moher

Nuestra idea era ir de Dublin a Galway  y de allí a los Cliffs of Moher. Estos últimos son los famosos acantilados de Irlanda que año a año seducen a más de un millón de visitantes de todo el mundo.

Sabiendo poco y nada de ellos, pero conociendo su notoriedad, armamos un plan de viaje y allá fuimos.

Ahora que la aventura terminó y que estamos de regreso en nuestra casa de Dublín, abrazados a las bolsas de agua caliente, viendo como afuera llueve, me inundan las ganas de  aprovechar este sábado haciendo algo que me encanta: escribir para compartir con otros nuestras experiencias.

Sigue leyendo

Londres, segunda parte

 

 foto Blog londres

Los días de hostel habían terminado. El segundo paso ahora era encontrarnos con quien sería nuestro anfitrión para comenzar así un nuevo capítulo en esta historia.

Pero ese esperado encuentro sería a la tardecita, y antes queríamos conocer más la ciudad, recorrer lugares nuevos y visitar el famoso Museo Británico.

Gracias a la vida y a que seguimos en contacto con muchos de nuestros amigos del camino, tuvimos la enorme suerte de reencontrarnos con

Sigue leyendo

Cinco días Londinenses

DSC04873

Cuando nos enteramos que estando en Dublín viajar a otros lugares era sumamente barato y rápido, comenzamos a soñar nuevos destinos. Así fue como una mañana, envalentonados por una oferta aérea IM PER DI BLE, planeamos cruzarnos de isla e ir por unos días a la famosa ciudad de Londres.

¿Tan fácil como soplar y hacer botella? Para nada.

Sigue leyendo

Dos meses en Dublin

Ya cumplimos dos meses de nuestra vida dublinera. En este breve (pero intenso) tiempo  hemos vivido bajo nubes y en una casa compartida, y nos la hemos pasado yendo y viniendo al centro de la ciudad para mojarnos de lluvia y de experiencias.

Aquí (como en todos lados) tratamos en lo posible de caminar hasta a los destinos elegidos. Si bien esto supone un gasto de grande de energía, el esfuerzo acarrea recompensa:

Sigue leyendo

Relatos salvajes

Nos estamos despidiendo del 2015 y, como todos saben, este no fue un año más para nosotros. Hemos tenido cien vidas de recuerdos y de emociones en solo un año. Hemos vivido en la sorpresa y en el aprendizaje constante. Como siempre decimos, lo mejor de viajar no es llegar a los destinos y tacharlos del mapa, sino el recorrido que demanda. Cada caminata, cada atardecer, cada hora de espera, cada instante compartido con otro es un mundo a descubrir.

Sigue leyendo